Hace unos meses McCann Erickson y Nestea editaron este spot bajo el concepto de “Bienvenido a este instante“:

Hoy (bueno, ayer) he descubierto este asombroso y altamente recomendable viral con storytelling de por medio, totalmente ligado al mensaje que dieron en su campaña convencional.

Un vídeo emocionante, auténtico, de esos que tocan un poquito el corazón y te ponen una sonrisa por lo reales que resultan. Porque son simples, como la vida misma, como la vida que pretende recuperar Nestea. Un hombre como cualquiera, atrapado por el día a día 2.0. Ese que nos tiene muchas veces pendientes de diez mil cosas en vez de dedicar nuestro tiempo a unas pocas para hacerlas bien. La vida 2.0, al fin y al cabo. Una vida en la que tenemos tantos estímulos a los que atender que intentamos atender a todos y al final no hacemos caso como deberíamos a ninguno.

Es el sino de nuestros tiempos: la generación multipantalla, los virtual life runners, el humano hiper estimulado. Vamos, que ante todo lo que nos encontramos por delante, muchas veces en vez de ser selectivos nos dedicamos a picotear de todo. Y no se puede estar en misa y repicando. O bueno, sí se puede, pero igual la misa es ininteligible y las campanas no tañen tan bien como deberían.

Nestea apuesta por la slow life de una manera realmente convincente. Con una historia real cargada de verosimilitud y de buenas intenciones. Porque seguramente ya es tarde para abandonar nuestro modo de vida, pero de vez en cuando no está mal que algo te recuerde hacer un alto en el camino para ver las estrellas, pasar una tarde en pareja o disfrutar de un buen libro. ¡Larga vida a la slow life!

Anuncios