En una época en la que la utilización de lo masivo ya no funciona como antes, las marcas no dejan de buscar lo particular. Llegar a cada consumidor con detalles que le afecten directamente a él, a su vida, a su entorno. Personalizar al máximo. Y pocas cosas hay más personales que llamar a un cliente por su nombre.

Coca Cola Australia lo ha hecho. Para ello han incluido en las latas y las botellas de la marca los 150 nombres más usados en el país. Y no contentos con eso, han creado 18 kioskos Coca Cola para los usuarios cuyos nombres no sean tan comunes, ya que en ellos crearán envases personalizados con sus nombres.

Una idea genial, ya que casi todo el mundo se sentirá tentado de tener su nombre escrito para la posteridad en uno de los iconos más populares del mundo. Una buenísima manera de conectar con la gente.

Además, vía redes sociales, los usuarios podrán crear spots personalizados con fotografías de sus álbumes, compartir una Coca-Cola virtual y optar a un premio de 50.000 dólares por compartirlos. Y en el Facebook de Coca Cola Australia podrán descargarse canciones con los 150 nombres más populares. Una manera increíble de crear engagement.

Información vista en Marketing News.