Me sigue dando la risa cuando la gente se empeña en decir que internet o la tecnología móvil es el futuro, cuando ya hace tiempo que viene siendo el presente. Es evidente que forman parte de nuestra vida diaria y que la implosión ya se ha producido. La barrera entre lo online y lo offline está desapareciendo poco a poco y la integración de soportes es el camino a seguir.

Cada vez más hay marcas que tiene claro que de esa integración vienen posibilidad infinitas. En este caso, quiero enseñaros la jugada que han realizado entre Mercedes-Benz y iPhone, creando una simbiosis perfecta entre coche y teléfono. Insertando el terminal móvil en una ranura dispuesta para ello, podrás controlar desde las pantallas del coche el dispositivo de manera automática. Aplicaciones por voz para que haya las menos distracciones posibles, posibilidades de encontrar donde aparcaste tu coche, integración de datos, conexión con todas tus redes… un montón de posibilidades para estar conectado en todo momento con el mundo.

El futuro (y el presente, of course) está en la integración. Cada vez tenemos más redes sociales, más aplicaciones, más opciones, más aparatos. Tenemos tanto que llegará un momento en el que necesitamos juntar todo eso en los mínimos soportes posibles. Y cuando llegue ese momento habrá que estar preparado porque quien no ofrezca esa posibilidad, morirá en el mercado.

No pensemos en soportes, pensemos en como integrarnos a la vida diaria de la gente molestando lo menos posible.