Era cuestión de tiempo que alguien aprovechara el cambio de paradigma. Las tiendas online le van ganando terreno a las tiendas físicas poco a poco. Ya no nos hace falta ir hasta determinado lugar para poder adquirir un producto cuando lo podemos hacer desde casa. Y esto irá aumentando. Ojo, las tiendas físicas seguirán existiendo, pero en muchos casos se deben replantear su modelo de negocio y estar más cerca de la venta de experiencias de compra o de la consultoría/asesoría de sus clientes que de la propia venta de productos.

Y os diréis, ¿a qué viene todo esto? Esto viene a que he encontrado el curioso caso de la primera tienda pop up. Es decir, la primera tienda que se despliega cuando tú estás delante, gracias a la tecnología de la realidad aumentada de los smartphones.

Gracias a la geolocalización, los usuarios podrían “descargarse” la tienda y comprar zapatillas allá donde se encuentren. Sin traslados ni gaitas. Simplemente una compra allá donde estés. Sin más. No siempre los pop ups tienen que ser pesados e invasivos.

Esta acción fue ganadora de un bronce en Cannes en la categoría de Cyber. Los creadores de esta particular store han sido Young & Rubican NY con la tecnología de Gold Run. El cliente ha sido Airwalk.