Marketing, publicidad, relaciones públicas y tecnología aplicada a la comunicación

Archivo mensual: agosto 2011

Todos nos hemos visto (o nos veremos) en la tesitura de buscar trabajo, ya que la vida contemplativa está reservada a unos pocos cabrones afortunados. Para ello no queda más remedio que ponerse a la engorrosa tarea de redactar nuestro currículum vitae, llenar nuestro portfolio (si es el caso) y, probablemente, hacer una carta de presentación.

Pues bien, para esto último Lisa Taylor ha dedicado crear una curiosa herramienta para poder perder o aprovechar el tiempo en otras cosillas y así que cada directivo encargado de entrevistarla puede tener la carta que considere más adecuada para él. Así ganan los dos.

Se trata del “Cover letter customizer“. Una aplicación dedicada a generar cartas de presentación personalizadas dependiendo de unos cuantos baremos que se inserten al gusto de uno mismo. Así recibirás una carta lo más adecuado a tu propio carácter. Curioso, como mínimo.

No se si cada vez inventamos más cosas para trabajar menos o simplemente es una estupenda muestra de ingenio. ¿No dicen que cada uno sólo escucha lo que quiere oír? Pues ahora también se lee lo que se quiere leer ;)


Cada vez más se oye entre los expertos el concepto “remarketing“. Para mucha gente todavía e un término relativamente desconocido, por lo que me gustaría hacer un pequeño post hablando de lo que significa y las implicaciones que posee. Obviamente es una simple aproximación, pero es necesario aprender a andar antes de correr.

El remarketing, simplificando muchísimo la cosa, es volver a contactar con usuarios que han estado en tu página web o tu e-commerce (es decir, que muestran un interés en tu producto) para que, finalmente, terminen comprando. Poneos en la situación de que habéis estado mirando en una web una serie de artículos. Probablemente habréis añadido alguno de ellos al carrito de la compra, aunque finalmente no habéis realizado la transacción. Es algo normal, ya que los carros de la compra online se abandonan en un porcentaje que ronda el 60%. Todas estas son personas que están interesadas en esos productos han desistido finalmente de realizar el acto de la compra. Son consumidores motivados pero que por alguna razón no han llegado a sellar el trato. Pues bien, aquí es donde entra el remarketing. Contactando con estos clientes, podemos estimularlos para que terminen realizando dicha compra. Convirtiéndose en clientes activos. Se puede conseguir esto a través de tres vías: anuncios, e-mails o nuestra propia web.

Hacer esto es relativamente sencillo y directo, ya que en la mayoría de los casos se puede hacer a partir de envíos automáticos de emails o automatizar anuncios en diversas plataformas (sin ir más lejos, Google tiene un servicio de remarketing). De esta manera se disminuyen realmente las tasas de abandono y se aprovecha una oportunidad que, a priori, parecía haber sido desperdiciada. No capta clientes como tal, sino que los reactiva.

He aquí algunos datos: de media se pueden incrementar en veinte veces los porcentajes de transacción e ingresos por mail en comparación un mailing masivo estandar. En la mayoría de los casos, estas campañas de remarketing duplican los índices de apertura y cuadruplican los índices de clicks. Además, no sólo vale para las personas que han añadido objetos al carrito de la compra, sino que también puede usarse para captar a usuarios que han navegado en la web simplemente buscando cosas.

Para el éxito de este tipo de campañas, se pueden optar por diversas opciones. Puede plantearse o no el ofrecer ofertas especiales, ya que depende del caso funcionarán mejor o peor. Si se han añadido objetos al carro, el que sean incluidos en el mail influye muy positivamente en la respuesta de los clientes, mejorándola significativamente. Eso si,, todo cuanto más personalizado mejor, como si fuera un envío de marketing directo.

Todos estos datos dejan claro que el remarketing puede ser una herramienta muy importante a la hora de lograr que los potenciales clientes se acaben constatando como clientes. Se pueden impulsar los ingresos de cada campaña hasta en un 33% con el simple hecho de usarlo con los clientes que dejaron su carrito de la compra abandonado. El plazo más razonable para que sea efectivo es enviarlo dos o tres días después de que se haya dejado de lado la compra, aunque se puede realizar antes.

Lo que sí que realmente merece la pena es realizar el envío antes de que el carrito haya caducado (e incluyendo la información de su compra abandonada en el mail), ya que esto hace aumentar la respuesta notablemente. Es mucho mejor centrarse en el carro que en un simple mensaje promocional.

Con todo esto, parece claro que el remarketing abre una vía en la que captar clientes que parecían perdidos y de motivarlos a la compra. Una herramienta interesantísima que todavía no se usa tanto como podría usarse.


Llevo defendiendo mucho tiempo (y en breve lo haré incluso en un congreso) que la publicidad puede ser vehículo para la solidaridad o las buenas acciones, limitando todas esas opiniones que hablan de que la publicidad es mala en si misma. Muchos se dejan llevar por una corriente de pensamiento en la que no separan el medio para conseguir algo del fin como tal, con lo que es difícil diferenciar algo que es malo de algo que puede usarse mal. Es como si se dijese que un cuchillo es un invento malévolo sólo porque con él han habidos miles de tarados que han segado vidas.

A favor de esa teoría, hoy he encontrado un ejemplo surgido de los disturbios de la semana pasada en Londres. Un hombre de 89 años llamado Aaron Biber vio como su barbería, fruto del trabajo de toda una vida, quedaba asolado por obra y gracia de unos cuantos indeseables. Destrozaron y saquearon todas sus posesiones, arrancándole un trocito de su vida.

Pues bien, al enterarse de este suceso, tres estudiantes en prácticas de la mítica agencia británica BBH crearon el blog “Keeping Aaron Cutting” con el fin de conseguir fondos para que este hombre pudiera retomar su vida y su barbería. En ese blog subieron una entrevista en vídeo a su protagonista y pidieron la solidaridad y el apoyo ciudadano. Ha sido tal éxito que han logrado más de 30 mil euros en unos pocos días, y ha terminado logrando su objetivo: conseguir que Aaron pudiese volver a abrir su negocio.

Una acción que ha conseguido mejorar la vida de un hombre mayor que había visto sus ilusiones truncadas. La publicidad y la comunicación siempre han sido y serán vehículo para buenas y malas causas. La actividad mercantil es un derecho en el libre mercado y no es nada malo el hecho de usar la comunicación publicitaria. Siempre que seamos honestos, francos y aportemos algo, nadie podría achacar nada a nuestro mundillo.

No siempre el medio es el mensaje.


Las ideas están hechas de aire y sudor. Cuestan trabajo y nunca se sabe de dónde vienen Son volátiles, huidizas. Se asustan con facilidad y si no estamos pendientes de agarrarlas bien, desaparecen. A quién no se le ha escapado esa gran idea, ese pensamiento, esa reflexión tan ingeniosa y meditada.

A todos, imagino.

Al ser un pensamiento tan universal, me encanta como lo han conceptualizado los estudiantes de la Miami Ad School de USA para las libretas Moleskine. Sencillo, sencillísimo, pero capta toda la esencia de lo que se quiere decir. De como con una simple libreta a veces podemos capturar para siempre esa idea que, de otra forma, podía haber volado. Genial.

Que tengáis buena caza y un buen fin de semana. Y recordad que ya tenemos página de Facebook. Yo no digo más ;)


Que hay competencia en el mundo de la publicidad no es nada del otro jueves. En esta profesión se vive del talento y de las ideas, por lo que es necesario en muchas ocasiones hacerte con los mejores para poder llevar buenos proyectos a cabo. La gente de Euro RSCG Bélgica son unos cachondos y un poquito cabroncetes para hacer esto.
A pesar de ser una agencia importante, no son especialmente conocidos por su know-how digital y eso se algo que pretenden cambiar a base de nuevos talentos. ¿Cómo conseguir captarlos?, se preguntaron. Pues bien, fueron a buscar el talento allí donde se encuentra seguro: en otras agencias de publicidad belgas. Y esta es la forma en la que salieron de caza:

Armados con sus teléfonos móviles y con Foursquare instalado y listo para usar, se dedicaron a ir por todas las agencias de publicidad de Bruselas y geolocalizarse, hasta conseguir el Mayor de todas ellas. Una vez conseguido, pudieron dejar su mensaje a todos los que por allí pasaran o se localizaran, haciendo ver a los creativos de esas agencias que estaban en búsqueda de nuevos talentos para convertirse en una agencia de referencia en la comunicación on line.
No conozco las reacciones del resto de agencias, pero no creo que estén demasiado contentos con la jugada que les han hecho. Igual se lo han tomado con humor. No se si habrán “robado” algún empleado, pero desde luego les han hecho fijar la mirada en su agencia. Y les han robado la alcaldía, que siempre jode. De paso, han creado un poquito de notoriedad para su agencia y su buen hacer digital, con una acción sencillita, vistosa y graciosilla. Una acción un poquito desleal y pilla, pero que no deja de conseguir provocar una risita a los que la vemos.


A %d blogueros les gusta esto: