Cada vez más, a las marcas no les vale con simplemente estar ahí. Antes bastaba con ofrecer un producto/servicio de calidad para tener a todos los consumidores detrás de ti, pero con el libre comercio y la globalización en muchos casos estas características están muy generalizadas, por lo que hay que dar un paso más.

En su lucha por hacerse un hueco en las mentes (y en las casas) de los consumidores, Ikea ha dado otro golpe a la competencia con esta curiosa acción. Y es que han creado en Francia un área de descanso para los conductores. En ella podrán, obviamente, descansar en muebles de la marca sueca de forma totalmente gratuita durante 20 minutos en una de las 28 cápsulas de las que dispone el edificio. Además contarán con guarderías especiales y podrán probar los distintos colchones de la marca bajo el claim “Duerma y váyase descansado.

Con esta acción, concebida por la agencia Ubi bene, Ikea consigue exponer a los usuarios a su marca y a sus productos, proporcionándoles además un lugar donde descansar y una especie de testing de sus colchones. Matan dos pájaros de un tiro: aportan valor y predisponen a la prueba.

En la guerra entre marcas sólo los que sepan diferenciarse podrán sobrevivir. Ikea lleva años diferenciándose de su competencia con un modelo de negocio basado en cubrir las necesidades de la gente, no de vender muebles como tal. Tal vez eso sea lo que los ha hecho destacar. El simple hecho de descubrir que detrás de todos esos sofás y camas, descansan cientos de personas en los que poner sus esfuerzos de comunicación. Y esos esfuerzos llevan años dando sus frutos.