Ultimamente estoy puñetero con todos aquellos que se empeñan en cargarse cosas. Los mismos que mataron la publicidad también mataron al banner, como no podía ser de otra manera. Empeñados en que era un formato caduco, invasivo, cansino y poco efectivo, anunciaron su defunción sin más. Así como quien no quiere la cosa. Tal vez sea falta de imaginación o simplemente una mala concepción de lo que es un banner (no se que pensarán por ejemplo de los Social Ads, pero para mí es básicamente un banner), pero la publicidad siempre se reinventa para dar la razón a los que queremos que siga viva y nos empeñamos en reanimarla tras los constantes intentos de asesinato. Para muestra un botón:

Un banner que aprovecha otras tecnologías adyacentes como la geolocalización, HTML5 o Google maps para llamar la atención. No tengo ni idea de los resultados que habrá obtenido, que a la larga es lo que realmente importa, pero está clara que la creatividad no se acaba en un formato, sino en personas que se rinden.

Y sobre los resultados que obtienen los banners, sólo hay que plantearse que un banner no es sólo una simple imagen cutre molestando al lado de la información. Es y puede ser mucho más. Simplemente, se reinventa día a día.

Anuncios