Me ha encantado esta acción de la agencia Cheil Worldwide para Tesco en Corea, que así como quien no quiere la cosa, se ha llevado un león en Cannes. Como casi todas las ejecuciones que me impresionan, me gusta porque es una idea sencilla, brillante, que vende, y que aprovecha una desventaja de un mercado como el coreano que convierte en una ventaja y una forma de diferenciar a la marca.

Además ofrece un beneficio claro a los consumidores que no tienen ni un minuto que malgastar. Todo ventajas. Genial y merecedora de ese premio al que todos los publicitarios aspiramos.