No voy a entrar en lo machista que es o deja de ser la publicidad de Axe (o de Lynx, que es lo mismo pero así nos entendemos). Es obvio que la marca lleva años con una línea de comunicación que puede ser acusada de muchas cosas, pero lo que nadie puede negar es que ha sido efectiva llegando incluso a penetrar en la cultura popular (la expresión “el efecto Axe” ha estado en boca de casi todo el mundo.

En esta ocasión sólo quiero mostraros una espectacular acción realizada a través de realidad aumentada. Vuelvo a decir que no me meteré en si es de buen o mal gusto, pero si que me parece genial como consigue involucrar (a alguno algo más que involucrar -ejem-) a la gente con la novedad. Una curiosa forma de generar notoriedad y recuerdo a partir de una acción sorprendente. Además, refuerza el resto de comunicación de la marca. Aquí os dejo el vídeo: