Anuncios

Marketing, publicidad, relaciones públicas y tecnología aplicada a la comunicación

Archivo mensual: enero 2011

Soy un fan de las guerrillas, del ambient marketing, de las campañas en medios no convencionales y todas las tontunas que salgan un poco de lo habitual, no lo puedo evitar. Aquí os dejo una excelente acción promovida para Samsung por la agencia Leo Burnett de Chile que habla por si misma. Una gran manera de involucrar a la gente, de sorprenderla y de mostrar de forma implícita las ventajas del producto.

Anuncios

Las redes sociales cada vez están presentes en más sitios, pero… ¿qué diríais si os muestro que incluso pueden estar en vuestros pies?

Por alguna razón no consigo enlazar el vídeo que os quería poner, así que visualizadlo desde aquí.

Los trabajadores de la agencia de Estocolmo, Hyper Island, han creado la primera “zapatilla social” para la marca WeSC. A través de un transmisor de radio frecuencia alojado en el mismo calzado y unos lectores colocado en determinados lugares puedes geolocalizarte, conectarte a FacebookTwitter, conseguir descuentos, regalos, ventajas… todo esto que estoy diciendo lo resume el vídeo de una manera bastante mejor y más gráfica.

Este lanzamiento me parece un buen ejemplo de todo lo que nos viene encima. Las ventajas que nos puede dar una marca cada vez estarán más diseminadas por el mundo, ya que la fragmentación de medios así lo requiere. El hecho de que estemos donde estemos podamos estar en contacto con nuestras redes sociales es un filón demasiado grande como para que las marcas se permitan desaprovecharlo. Es una iniciativa curiosa y, sin duda, un adelanto de las muchas cosas que vendrán en el futuro por este camino.


Los virales son el mana del siglo XXI. Todo publicitario reza fervientemente porque su campaña se convierta en un fenómeno de masas a través del boca-oído, youtube o las redes sociales, con lo que cada vez más se realizan acciones destinadas directamente a ello. Algunas de estas acciones son increíbles creaciones de street marketing, que en principio cuentan con una audiencia muy limitada, pero que gracias al público y a las posibilidades que da internet se amplifican hasta alcanzar una notoriedad muuuuucho más amplia que la alcanza la simple acción. Es decir, a pesar de que al final se acaba difundiendo como un virus, ya tenía una cierta entidad por sí misma y en su categoría publicitaria.

Pero existe otro caso distinto, que son los vídeos que nacen para ser difundidos por la red sí o sí, ya que de otra manera se quedarían en un simple spot fallido o en un esfuerzo comunicativo poco claro. Estos son los casos de virales que nacen y mueren en youtube, de anuncios sin mucho sentido práctico o de simples vídeos falsos con necesidad de ser difundidos. Esto empezó con el sempiterno “Amo a Laura” de la MTV, pero es una constante en la sociedad en la que vivimos.

Es evidente que el fenómeno de la viralidad nace del usuario, pero muchas veces el propósito de la misma surge de las propias agencias. Me parecen dos buenas opciones, aunque siempre soy de los que optaría porque la acción por sí misma tenga una cierta relevancia (como en el primer vídeo que he puesto), ya que sino corres el riesgo de que el usuario crea haber sido engañado o manipulado. En muchos productos de consumo puede correrse este riesgo, pero puede llegar un momento que ciertas asociaciones indirectas enfaden de verdad a los consumidores, que han visto un vídeo una y otra vez que significaba algo que ni siquiera captaban y con cuyos valores no están de acuerdo.

Como ya he dicho, es cuestión de gustos: ¿hacer una pieza para ser viral o que se cree sólo a partir de la repercusión que tenga? ¿Se hace o nace? El objetivo está claro, hacer interactuar al público voluntariamente con la marca sin que perciba nuestra comunicación directamente como publicidad. La viralidad es la aspiración última de toda campaña, pero… ¿debe ser la única aspiración?

Aquí os dejo un vídeo ¿viral? para el debate: ¿fake autocreado o la enésima exageración con el Photoshop? ¿Qué opinais?


Hoy, cuarto lunes del mes de enero, los amantes (también conocidos como frikis) de la comunicación interactiva celebramos el Día del Community manager. Esto no me lo invento yo por todo el morro, sino que viene de la iniciativa de un grupo de profesionales del social media, encabezados por el gurú Jeremiah Owyang, que han nombrado esta fecha como el Community Manager Appreciation Day. Es curioso que este colectivo cuente ya con un reconocimiento tal teniendo en cuenta que ninguna de las profesiones aledañas (con mucho más tiempo de consolidación) lo tiene.

Aún así, hay que reconocer que la figura del community manager es en la actualidad uno de los mayores nexos entre usuarios y organizaciones, consiguiendo acercar más a las empresas con su público, algo que a la larga debería ser uno de los fines de cualquier organización emisora de mensajes. Ser CM es algo más que conversar con los clientes, ya que realmente tiene que ser una figura que aporte valor a la comunicación de la empresa, no un mero charlatán puesto para entretener a todos aquellos que se encuentren por las redes sociales. Algunas tareas que debe cumplir un CM:

  • Ser un verdadero nexo: si realmente existe una tarea fundamental del CM es ésta. Nunca debemos olvidar que este puesto esta creado para ser un enlace entre las necesidades comunicativas de la organización en la red y las necesidades receptivas de los usuarios con dudas, problemas y demás.
  • Escuchar y responder: un buen CM no debe limitarse a responder a las necesidades de la gente que interactúe con ellos, sino que además debe ser capaz de captar el clima que existe con respecto a la empresa y tomarle el pulso a la misma. Es una buena manera de solucionar problemas ahora y ahorrarlos en un futuro.
  • Distribuir contenidos: la emisión regular de contenidos con valor acerca de la empresa es una necesidad que debe ser cubierta también en la red. Es más, la inmediatez de la red hace que esta necesidad deba ser cubierta con una celeridad mayor que en otros medios.
  • Fomentar la participación: si una característica impera en el medio online es la interactividad. El CM tiene que conseguir hacer a la gente participar de la organización, ya sea pidiendo opiniones, elaborando concursos, creando debates…
  • Moderar y redirigir: no hay que  olvidar que el CM es algo así como un representante de la empresa en las redes sociales, por lo que nunca debe salirse de la línea que plantea la estrategia global de la entidad. Cuando esto pase, debe ser capaz de redirigir las conversaciones y de moderarlas cuando sea pertinente.
  • Dar información directa e indirecta: no sólo de noticias propias viven los contenidos que proporciona un CM, sino que debe ser capaz de indagar en la red para promocionar contenidos relacionados con la empresa o con el mercado en el que compite. Además, esto es otra buena manera de ser conscientes de la situación actual.
  • Gestionar las crisis: la parte fea de la profesión. Al ser el nexo más inmediato con los usuarios, el CM debe ser la cabeza visible ante una crisis institucional de puertas para fuera, dando la cara y dando las explicaciones pertinentes (aunque obviamente nunca mintiendo). La gente espera que alguien de la cara en esas situaciones, y el CM es el encargado más inmediato de ello en internet.

Me dejo muchas otras funciones y tareas que hacen del CM un personaje casi indispensable de nuestro mundo actual. No se si esto de que las profesiones tengan un día es algo que deba reivindicarse, pero aún así desde este modesto blog queremos felicitar a todos los encargados de realizar esta tarea. El mundo siempre es mejor cuando hay comunicación, así que bienvenidos sean los que la fomentan.


Enorme acción de los chicos de Rethink Canada para la “Alzheimer Society of B.C.“. Ésta consistió en la creación de una enorme pared en el centro de Vancouver en la cual a través de post-its se podía leer en grande la palabra “recuerda“. Cada una de las notas, llevaba impreso un recordatorio para asistir al “Paseo anual por la memoria” de la asociación. A medida de que la gente iba arrancando las notas de la pared, la palabra iba desapareciendo como símbolo de la pérdida gradual de memoria que sufren los enfermos de Alzheimer.

Una manera realmente creativa de hacerse eco de un problema de salud que afecta a mucha gente y un gran símbolo de lo que la enfermedad representa.



A %d blogueros les gusta esto: