Cada vez estamos más aferrados a nuestros móviles y probablemente es más complicado que salgamos sin cartera de casa que sin ellos. Nuestro ritmo de vida actual hace que estamos pegados a ellos como si fuera lo más importante del mundo. Los fabricantes se han dado cuenta de ello y cada vez más los términales incluyen nuevas tecnologías que los convierten en una herramienta total: cámaras, aplicaciones para cualquier cosa, mp3, internet… es decir, se convierte en el equivalente de lo que era una navaja suiza para un boy scout. Poco a poco vale para todo.

Cada vez más los dispositivos móviles tienen más herramientas para hacer más fácil la vida a las marcas y los usuarios. Con ellos se pueden crear aplicaciones propias con las que ofrecer promociones, información, realizar publicidad… en resumen, aportar valor. Y como valor, poco hay más efectivo que el hecho de facilitar la vida a tus usuarios.

Hace unos días salto la noticia de que la cadena de cafeterías Starbucks implementaba el pago desde móviles. Ahora Orange y T-Mobile han firmado un acuerdo por el cual se pondrá en marcha un sistema de pago por medio del teléfono móvil bajo el nombre de “Everything Everywhere“. Según publica la revista “Marketing week” este sistema de pagos podría contar inicialmente con el apoyo de unos cuarenta mil establecimientos, con lo que facilitaría su puesta en marcha.

Esta noticia es un paso adelante hacia el futuro en el modo en el que realizaremos nuestras transacciones. Si funciona podría ser equivalente a la introducción de las tarjetas de crédito en la sociedad. Además es una forma más que tienen las marcas para conseguir aportar valor al conseguir adaptarse a los ritmos de vida venideros. Al fin y al cabo, si consiguen facilitar las formas de llegar a adquirir productos y servicios, conseguirán una mayor efectividad a la hora de fidelizar a los clientes. Cuanto más fácil se ponen las cosas, más fácilmente se llega a ellas.

Anuncios