Marketing, publicidad, relaciones públicas y tecnología aplicada a la comunicación

Archivo de la etiqueta: fansumers

No hay mejor publicidad que un cliente satisfecho. En Noruega los compradores de coches más contentos con su compra son los que han adquirido un modelo híbrido, por lo que Toyota ha decidido que no hay nadie mejor para hablar de ellos. Por eso han puesto las pruebas de conducción en manos de sus clientes. O bueno, de sus fans.

Con una campaña en medios sociales y en dispositivos móviles, la gente de Saatchi Norway ha puesto a sus posibles compradores en manos de sus fansumers para probar el coche. Gente como ellos y que no cobran ni un solo euro de la marca, aunque son los mejores embajadores de la misma.

Toyota

Visto en Digital Buzz Blog.


Las marcas siguen avanzando inexorablemente en su camino hacia la chorrada suprema. La nueva candidata a optar por este título es Pizza Hut, que ha tenido la ocurrencia de crear su propio aroma: Eau de pepperoni.

Pizza Hut perfume

La idea ha partido de las oficinas canadienses de la empresa y de la agencia Grip. Se han realizado 100 de estos perfumes a repartir entre los más leales fans del facebook de la marca. Eso sí, esperemos que no amplíen la línea de productos y saquen una cuatro quesos, porque puede ser inaguantable.

Otra chorrada de éstas que hacemos los publicitarios, no exenta de cierta gracia y un detallito para los fansumers.

Encontrado en Great Ads.


Me parece absolutamente genial esta iniciativa de Nike con la chavalada. Antes de decir nada, prefiero que veáis el vídeo, que explica la acción mucho mejor de lo que yo lo pueda hacer.

La marca del swoosh ha creado The Film Room: una habitación con un croma en la cual se puede ver el rendimiento de los movimientos de un chaval gracias a una cámara en HD. Los entrenadores analizan estos movimientos para tratar de mejorarlos, y además pueden salir con un espectacular póster con sus movimientos. No sólo les ayuda a mejorar, sino que es absolutamente motivador el hecho de estar respaldados a tal nivel y salir con un documento tuyo que parece propio de un jugador de la NBA. Experiencias de marca que se quedan grabadas a fuego en la mente y que crean fansumers.

¡Yo también quiero un póster de estos! Aunque sea fallando estrepitosamente ;)

Visto en Blogilvy.

 


Hay marcas que se toman muy en serio lo de crear comunidad a partir de ellas mismas y sus productos. Una de ella es Lego. La compañía de juguetes montables siempre ha despertado pasión entre sus fans, convirtiéndola para muchos de ellos en una Lovemark. A partir de hoy los fansumers de la marca ya tienen un lugar de unión oficial, porque Lego ha creado Rebrick: la red social para los amantes de la marca.

Cualquier persona mayor de 13 años puede pertenecer a esta nueva red social. Es un lugar pensado para que todos esos “creadores anónimos” puedan subir y compartir sus construcciones de Lego. Las obras se pueden compartir, comentar… vamos, lo que suele haber en una red social. Incluso elabora rankings de puntuaciones para orgullo de los artistas del Lego. Además está integrada con otras redes como pueden ser Facebook o Twitter.

Una curiosa manera de crear comunidad. Vamos a pasar del “hay un app para eso” al “hay una red social para eso”. Todos tienen su lugar en las redes sociales.


Soy partidario de la teoría que dice que cualquier impacto publicitario que te haga participe de algo es muchísimo más eficiente que uno que simplemente lo muestra. Imagino que casi todos vosotros compartiréis la misma opinión que yo. Una marca que consigue esa conexión auténtica y absoluta con el público al que se dirige es Hendricks.

A pesar de que no es una marca muy conocida (realiza ginebras) consigue establecer una relación de gran calado con las personas a las que dirige sus comunicaciones. No sólo consiguen dar un toque impecable a todo lo que hacen (no hay más que ver su página web), sino que además motivan la interacción con su atractivo y extravagante lenguaje y, sobre todo, con sus fiestas.

Cada año realizan cinco o seis fiestas en nuestro país. El año pasado realizaron la Hocus & Pocus Unusual Circus, de la cual os dejo aquí abajo un vídeo explicativo de la fiesta.

Este año, ha tocado el Unusual Bazaar. Ésta es la invitación

Como veis, una invitación inusual para una marca inusual. Aquí, unas cuantas fotitos en calidad lamentable.

Un montón de impactos de marca de los que no se olvidan. ¿Qué por qué subo esto al blog? Porque aparte de publicitario soy consumidor, y estas cosas marcan. Son el tipo de acciones de marca que te pueden convertir en un evangelista de marca. De hecho a mí me han convertido. El hacer partícipe a los consumidores de experiencias de marca inusuales e inolvidables son casi sinónimo de éxito. La comunicación de masas llega a todo el mundo. La comunicación tan directa, apaga el cerebro y llega al corazón.

¡Viva Hendricks!


Una marca que quiere fidelizar de verdad a sus clientes hasta el punto de que éstos se conviertan en verdaderos apasionados de la misma tiene que pasar mucho tiempo esforzándose en hacer ver a sus consumidores que ellos son algo especial. Habrá consumidores de Coca Cola que jamás se dignen en probar una Pepsi y viceversa, o incluso gente calva que use el mismo champú desde la época en la que sus melenas ondeaban al viento. Estas cosas van más allá de la pura razón. Yo mismo llevo años sin utilizar prácticamente unas zapatillas que no sean Adidas. En estos casos se ha superado el simple hecho de cubrir una necesidad o un deseo y los productos o las marcas han derivado en una verdadera devoción. Se ha conseguido crear un vínculo que está más allá de lo comprensible, basado normalmente en la confianza y en el deseo.

Pero, ¿qué pasa cuando ese vínculo se pone a prueba? Cuando los vientos corren a favor es muy fácil dejarse llevar, pero cuando la vida te pone a prueba es cuando realmente se ponen a prueba estas relaciones. Esta afirmación podría estar basada en cualquier tipo de interacción humana, desde las relaciones de pareja hasta las laborales, pero en este caso quiero ponerme en el caso de la relación marca-consumidor.

Sigamos con la analogía, es muy fácil mantener una relación cuando no existen problemas, las dos personas quieren lo mismo, no existen impedimentos de cualquier tipo, etc. Pero la gran mayoría de las relaciones se rompen cuando algo las pone a prueba, ya sea por causa de la suegra o por problemas con el espacio personal: las crisis son el verdadero baremo de la calidad de una relación.
En el mundillo económico, la situación es idéntica. Cuando todo es correcto los consumidores están contentos con la relación con sus marcas favoritas hasta el nivel de convertirse en fansumers, mostrando verdadera veneración por su marca favorita, pero… ¿Qué pasa cuando se da una crisis? O como en el caso que nos ocupa, ¿qué pasa en tiempo de crisis económica? Existen cuatro tipo de comportamientos ante esto:

  • El consumidor se mantiene fiel ante todo. La marca es expresión de su propia personalidad y el dinero no es lo más importante del mundo. Juro amor eterno.
  • El consumidor requiere de un esfuerzo por parte de la marca para mantener su fidelidad. Él quiere seguir con ella y seguirá, pero necesita algún tipo de compromiso por la otra parte. Ya sabéis, algún descuento, alguna experiencia memorable, ediciones más cuidadas… no vaya a ser que se acabe el amor por falta de romanticismo.
  • El consumidor se pasa a una marca de característica similares pero de precio más asequible. Al fin y al cabo, tampoco nos queríamos tanto.
  • La marca blanca es la mejor opción. El amor no existe, es una utopía.

Es competencia de las marcas el que la gente opte por un comportamiento u otro según lo que les ofrezcan o sus necesidades. Las empresas no suelen recordar que, en la mayoría de los casos, no se actúa sobre las necesidades de las personas sino sobre sus deseos. En un mercado como el actual no podemos esperar mantener una fidelidad incondicional por el simple hecho de estar ahí. Algunas marcas necesitarán grandes esfuerzos comunicativos, otras ofrecer lo que realmente pide el mercado… incluso alguna lo único que necesitará es no cambiar en absoluto. Hay que ser capaz de leer las necesidades de la gente, más aún cuando las cosas se ponen feas. El cliente es quien decide y por el que estamos donde estamos. Las marcas no pueden permitir que sus relaciones se deterioren si quieren seguir siendo competitivas.

Al fin y al cabo todos necesitamos amor… pero no a cualquier precio. All you need is love.



Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 11.694 seguidores

%d personas les gusta esto: