Marketing, publicidad, relaciones públicas y tecnología aplicada a la comunicación

Archivo de la etiqueta: debates

No sé si se puede realmente culpar a las marcas de un caso como el que os traigo hoy, pero realmente no dice nada bueno de los consumidores. No sé si recordáis que hace un tiempo Fantastic Delites creó una máquina que ponía al público a prueba para ver hasta donde llegarían por un sampling gratis. Pues bien, la misma marca y bajo el mismo concepto, ha hecho llegar a su público potencial hasta un punto dantesco.

Free stuff

Pongámonos en contexto: todo este ruido viene por el experimento que Clemenger BBDO realizó para poner a prueba el atractivo de la marca. Una especie de laboratorio de ratones en el que los roedores son sustituidos por personas. No sólo porque se disfrazan de ellos, sino porque los ponen a correr en una rueda de ejercicio de una jaula gigante. Y el objetivo de esta carrera no es más que conseguir una muestra gratis de producto.

Todo esto se ha convertido en un espectáculo de golpes y de momentos propios de una comedia de slapstick que se ha difundido por la red como la pólvora. Es evidente que ninguno de los participantes realiza esta prueba coaccionado, pero aún así esta acción tiene un punto de humillación que tal vez sea innecesario para llevar a prueba un concepto.

Me gustaría abrir esto a debate: ¿creéis que esta acción está “legitimada” por la capacidad de elegir de los participantes o que no se debería fomentar el “espectáculo” a cualquier precio? Hasta cierto punto recuerda un poco al telebasura sí/telebasura no. Es decir, es obvio que la gente hará lo que quiera, pero no sé hasta que punto las marcas deberían poner a sus consumidores en estos bretes.

Me he encontrado con este caso en Meme machine.


Llevo defendiendo mucho tiempo (y en breve lo haré incluso en un congreso) que la publicidad puede ser vehículo para la solidaridad o las buenas acciones, limitando todas esas opiniones que hablan de que la publicidad es mala en si misma. Muchos se dejan llevar por una corriente de pensamiento en la que no separan el medio para conseguir algo del fin como tal, con lo que es difícil diferenciar algo que es malo de algo que puede usarse mal. Es como si se dijese que un cuchillo es un invento malévolo sólo porque con él han habidos miles de tarados que han segado vidas.

A favor de esa teoría, hoy he encontrado un ejemplo surgido de los disturbios de la semana pasada en Londres. Un hombre de 89 años llamado Aaron Biber vio como su barbería, fruto del trabajo de toda una vida, quedaba asolado por obra y gracia de unos cuantos indeseables. Destrozaron y saquearon todas sus posesiones, arrancándole un trocito de su vida.

Pues bien, al enterarse de este suceso, tres estudiantes en prácticas de la mítica agencia británica BBH crearon el blog “Keeping Aaron Cutting” con el fin de conseguir fondos para que este hombre pudiera retomar su vida y su barbería. En ese blog subieron una entrevista en vídeo a su protagonista y pidieron la solidaridad y el apoyo ciudadano. Ha sido tal éxito que han logrado más de 30 mil euros en unos pocos días, y ha terminado logrando su objetivo: conseguir que Aaron pudiese volver a abrir su negocio.

Una acción que ha conseguido mejorar la vida de un hombre mayor que había visto sus ilusiones truncadas. La publicidad y la comunicación siempre han sido y serán vehículo para buenas y malas causas. La actividad mercantil es un derecho en el libre mercado y no es nada malo el hecho de usar la comunicación publicitaria. Siempre que seamos honestos, francos y aportemos algo, nadie podría achacar nada a nuestro mundillo.

No siempre el medio es el mensaje.



Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 13.577 seguidores

%d personas les gusta esto: