Marketing, publicidad, relaciones públicas y tecnología aplicada a la comunicación

Archivo de la categoría: debate

Cuando una marca quiere establecer vínculos con una mascota (o una pseudomascota que utiliza en una o varias de sus piezas comunicativas) puede volverse peligroso. Personificar valores, crear un elemento icónico o dar vida a un personaje reconocible puede dar que hablar.

Tenemos ganas de un poco de debate, así que os muestro unas cuantas mascotas (o pseudomascotas, no nos perdamos en las definiciones) que para bien o para mal han generado controversia. Se ha oído de ellas que dan miedo, grima, rabia… y aunque algunas sean un éxito reconocible, siempre habrá quien las abomine. ¿Qué pensáis de ellas y cuáles más incluiríais?

Michelín

Bibendum: la mascota de Michelin es un clásico con más de 100 años de historia, pero eso no ha impedido que de rabia a muchos. Un muñeco hecho de neumáticos que, para colmo para los castellanoparlantes, parece estar hecho de michelines grasosos. No ayuda su sonrisilla.the king

The King: Burger King lo creó hace unos años, consiguiendo que la mitad de los niños del mundo le tengan terror a la monarquía. Ver un mostrenco gigante sin ningún tipo de expresión facial recuerda a V de Vendetta en versión comida rápida. Da mucho miedo.microsoft word

Clipo: la mascota del Word aparecía de súbito mientras intentábamos escribir algo y nos interrumpía con sus sugerencias. Daban ganas de asesinarlo. Para colmo su diseño era tan lamentable que fue el blanco de la ira de toda una generación.danio

Hambrosio: de reciente aparición, este personaje que aparece en los anuncios de Danio es objeto de declaraciones de amor eterno o de odio recalcitrante. Es desconcertante, se mueve con torpeza, feo como un pecado, lleva una camiseta con su nombre por si la gente lo confunde con alguna cosa extraña… o te da grima o te hace gracia, no hay termino medio.la vaca que rie

La vaca que ríe: el símbolo de la marca tiene muchísimos años. A mucha gente ya le daba un poco de rabia, pero desde que han dado vida al personaje en sus nuevos anuncios y la han puesto a cantar es todavía peor. ¿Una especie de vaca top model de anchas ubres y esbelta figura? Da que hablar.vuelta ciclista

Mexi-Llón: en 2013 la Diputación de Pontevedra creó una mascota para promocionar las Rías Baixas con el paso de la Vuelta Ciclista a España por Galicia. Salve decir que es una de las cosas más horrendas que se han visto jamás. Creo que no hay que hablar mucho más de ella.danet

Mister Krujidor: Danet creó este personaje hace unos años bajo el concepto de Kruje tu rutina. A más de uno le gustaría krujirlo a él.pan bimbo

El oso de Bimbo: hace tiempo que no queda muy claro a qué o a quién se intenta vincular Bimbo. ¿Punset? ¿Carreño? ¿Un oso híbrido entre Mimosín y los Osos amorosos? Tan adorable que casi necesitas pegarle. Y encima lleva una cantidad insana de rimmel.bote rhinomer

El bote de Rhinomer y toda su pandilla: ¿A quién se le ha ocurrido personificar un bote del producto junto a partes gigantes del cuerpo humano? Dan bastante cosica y encima el bote llega en plan Superman desde el medio del océano de los síntomas. Rabia absoluta.mcdonaldsRonald McDonald: posiblemente una de las mascotas más conocidas de la historia, pero que a la vez siempre ha dado lugar a controversia. Un payaso que ha aterrorizado a generaciones de niños que han pasado por McDonalds y que poco a poco ha ido desaparecido. ¿Estará esperando escondido dentro de un Happy Meal para asustarnos?


Hoy he asistido al evento The Future Of Advertising: una jornada organizada por Marketing Directo para dilucidar hacia dónde se dirige nuestra profesión.

En ella, ponentes de lujo como Toni Segarra, Daniel Solana, Gaby Castellanos, Enric Jové o muchos otros hablaron, debatieron y postularon teorías acerca del momento en el que nos encontramos y en el que nos encontraremos en breve. Aunque no se puede saber que pasará en unos años, sí que hubo muchos puntos de confluencia en relación sobre lo que vendrá. Aquí os dejo algunas perlas.

Future of advertising

  • El big data es una tendencia y es muy útil, pero es necesario utilizarlo para centrarnos en las necesidades de los usuarios.
  • Los creativos debemos vender ignorancia: distancia sobre lo que vendemos.
  • Cada vez más las agencias de publicidad estarán presentes en la creación del producto y no sólo en la fase de venta posterior.
  • La belleza y la poesía es parte primordial de nuestra profesión.
  • El entretenimiento sigue siendo clave a la hora de captar la atención.
  • La tecnología no puede ocultar el mundo que hay detrás.
  • Las marcas pertenecen a la gente por más que le pese a las empresas.
  • La publicidad debe formar parte de nuestro entorno y no ser depredadora de nuestro tiempo.
  • La flexibilidad de la nube permitirá nuevos tipos de relaciones entre personas y la creación conjunta.
  • El contenido de valor es una máxima innegociable: siempre debe estar presente.
  • Los móviles son un arma poderosa.
  • El contenido unido al contexto es vital.
  • Las marcas deben ser conscientes de la realidad en la que viven y actuar en consecuencia.
  • Las relaciones entre marcas y consumidores deben de ser más todo lo fuerte que se pueda .
  • No existe el largo plazo: estamos en un estado continuo de beta.
  • Las marcas no sólo compiten entre sí: compiten contra cualquier tipo de contenido interesante que creen los usuarios.
  • Lo que sabemos hoy, mañana estará destacado.
  • La barrera entre offline y online ya se ha disuelto definitivamente.
  • La televisión sigue mandando, aunque muchos la hayan matado ya.
  • El foco definitivo es el cliente.
  • People engaged is the new GRP.
  • La tecnología sólo es útil para dar valor a las ideas.

#FOA2014

En definitiva, muchas y variopintas ideas que nos muestran la superficie del cambio. Somos conscientes de muchas de ellas, de otras sólo vislumbramos un poquito, pero todas son valiosas y, probablemente, nos permitan ser más conscientes del mundo en el que vivimos. Al fin y al cabo, el futuro es mañana mismo.


Parece ser que, según muchos expertos, a Samsung les ha salido genial la jugada que se marcó en la ceremonia de los Oscar hace unos días. No obstante su estrategia de product placement terminó con la famosa “selfie” de Ellen DeGeneres & Friends que lleva más de tres millones de retuits, miles de referencias, etc. Pero, como en otras tantas ocasiones, los números pueden ser engañosos.

¿Por qué? Atentos.

En Samsung no cayeron en la cuenta de que la señorita DeGeneres seguiría sacándose fotos en la post gala. Y claro, el “desastre” llega cuando pasa esto.

Ellen fail

La chica siguió documentando la noche desde su terminal (un iPhone). Este detalle le resta toda la credibilidad a la marca coreana que, aunque se marcó un gran tanto  a nivel de números, quizá dañó su imagen por ser vista como una segunda opción. Una opción que, literalmente, sólo se utiliza si suelta una buena cantidad de dinero (se dice que en Samsung gastaron 18 millones de dólares para estar en la gala). Algo parecido le pasó a Oprah y a Microsoft en su momento.

Sea como sea es difícil decir si la triquiñuela ha sido un éxito o les ha hecho hacer un poco el ridículo. A favor de Samsung juegan sus números y el hecho de que mucha menos gente estará al tanto de lo del iPhone. En su contra, la poca credibilidad que le otorga lo que pasó después de la gala. ¿Cuál es vuestra opinión?

Información sacada de Playgroundmag.


Imagínate la tesitura. Estás en el cine, alegremente dispuesto para ver una película, cuando de repente todas las luces se apagan. Todo se queda totalmente a oscuras. No es lo más raro del mundo, pero de repente… pasa algo. Algo que te pondrá los pelos de punta.

 

Esta acción la ha elaborado Age Isobar para la promoción de la película de terror Frightening october III. A pesar de que está bien traída y muy bien ejecutada, probablemente se pase dos pueblos a la hora de llevar a la gente a su terreno. Al fin y al cabo, la gente va al cine para pasar miedo de forma vicaria y no de forma real. Esperemos que nadie padeciese del corazón.

 Últimamente la publicidad, con la excusa de sorprender y ser original, tiende mucho al susto. Bien hecho puede ser un arma interesante, pero si se sobrepasa cierto límite… da miedo pensarlo. ¿Tú qué piensas sobre utilizar el terror como excusa creativa a estos niveles?

Publicidad terror

Lo he visto en Creative Guerrilla Marketing.


Ya han pasado unos días del boom surgido del anuncio de Loterías y sus correspondientes parodias. He preferido dejar pasar un tiempo para exponer mi opinión sobre el tema. Aunque no le importe a nadie, no puedo evitar dejar de poner mi granito de arena en un debate estéril, aunque entretenido. Y lo hago porque me hierve la sangre ante los resultadistas, ante todos aquellos que en cualquier situación sólo ven números y se olvidan de que las cifras sin interpretación no son en absoluto algo que nos beneficie

 Vayamos a lo básico: el spot (desde el canal de Loterías y Apuestas del Estado) ha sido visto por más de 300.000 personas y ha generado varias versiones con las que se supera ampliamente el millón de visitas. Todo esto sin contar la televisión, el principal medio difusor de la campaña –por lo menos en lo que a inversión se refiere-.

Verónica Seguí, de la agencia Tactics (la encargada de “engendrar” este spot justo al cineasta  Pablo Berger), declaró al respecto de la campaña el otro día en El País:

Queríamos llegar a la gente, crear una comunicación cercana y se ha conseguido, generando visitas, generando viralizaciones y aumentando todas las expectativas.

Las declaraciones dan a entender que el resultado obtenido fue lo que buscaron desde el principio. Es decir, que contaban con hacer algo tan  rancio que iba a ser parodiado y viralizado hasta la saciedad. Curiosamente esto fue desmentido en otras declaraciones por parte de alguien de la agencia (en declaraciones que he leído, pero que no logro encontrar ahora mismo). Incluso llegaron a decir, hablando de las parodias que “el éxito siempre se imita” (sic).

Obviamente, digan lo que digan, no se esperaban este impacto, pero una vez que ha pasado lo están intentando justificar. Viven de ello, no se lo reprocho, pero un argumento que termina derivando en la máxima aquella que reza “es bueno que hablen de ti, aunque sea mal” me parece arcaico y erróneo. Ojo, no sólo en este caso. Son bastantes las empresas que pretenden vivir del ruido o de la polémica, algo que a corto/medio plazo puede y suele funcionar, pero termina haciendo un daño irreparable a largo plazo.

Imagino que la gente de Tactics y de Loterias no son tontos y sabrán perfectamente lo que ha pasado por esta campaña, pero siempre queda el miedo latente a que traten de repetir una fórmula de éxito fácil que es buscar que hablen de ti a cualquier precio. No creo que esto pase, pero ya lo veremos en un futuro, porque los números son muy golosos.

Y vuelvo a hablar de números porque son espectaculares: más allá de las visualizaciones, hay cientos de miles de comentarios en redes sociales, corrillos de oficina o blogs hablando del anuncio de lotería. Esto, que es un hecho, ha logrado que mucha gente haya catalogado el anuncio como un éxito. Incluso he oído comentarios tales como “ha funcionado muy bien porque lo ha visto mucha gente, a la gente mayor le ha gustado por su contenido clásico y a la joven le ha valido para redescubrir la marca y hacer que sea divertida”. Un argumento que no tiene ni pies de cabeza, pero ahí está. Al final todo se basa en la cantidad de gente que ha visto el mensaje. Ahora bien, si se paran a analizar la índole de estos comentarios, es muy sencillo descubrir que casi en su totalidad estos comentarios son negativos. Y no sé vosotros, pero yo no estaría muy contento si un millón de personas visitan mi exposición para, por así decirlo, cagarse dentro.

La parodia no sólo es un síntoma de éxito, es también una forma de ridiculización. Es difícil encontrar la línea donde una parodia te beneficia o no, pero en este caso es evidente donde está.

Gif Loterías

Dicho esto, no creo que la campaña haga mucho daño a Loterías, puesto que siempre se ha visto como una entidad bastante vetusta, pero desde luego no ayuda a algo que necesitan con urgencia: comenzar a rejuvenecer su target. Parto de la base de que no es algo buscado (algo que sí pasó con Loewe en una campaña que aún muchos catalogan como éxito, pero que me sigue pareciendo una pifia estrepitosa. El tiempo me dará o quitará la razón), pero sólo espero que entonen, aunque sea internamente, el mea culpa y el año que viene intenten hacer algo decente y no caigan en la trampa de los numeritos hinchados sea como sea.

Una cosa es comunicar y otra cosa es intentar que todos hablen de ti a cualquier precio. Porque al final, puede ser que el precio venga con muchos extras de los que no habías oído hablar.


La desesperación siempre conlleva miedo. Miedo a no saber que hacer. Miedo al futuro. Miedo a no encontrar lo que llevamos años buscando. El mercado laboral está fatal (no hace falta que os lo diga a ninguno), pero cada día que pasa parece estar peor. Y no sólo el mercado, si no la sociedad en general. El miedo nos hace más conformistas y nos hace plantearnos los insultos como elogios. Nos hace creer que nos dan oportunidades cuando en realidad se aprovechan de nosotros. Nos hace un poco más tontos.

No hablo de todas esas ofertas de trabajo ridículas en las que te tienen esclavizado 10 horas al día para pagarte 500 euros al mes. Ni de esos empresarios que requieren que te hagas autónomo para que trabajes con ellos y te den un sueldo que apenas superan la cotización. Ni siquiera estoy hablando de todas esas empresas que se nutren de becarios sólo porque son gratis (y si han acabado la carrera y la universidad no paga su seguridad social, ni eso). No. Estoy hablando de esos falsos salvadores.

En Galicia decimos que “mexan por nos e din que chove”, que viene a decir que “nos mean encima y nos dicen que está lloviendo”. Y eso es lo que están haciendo ahora: mearnos encima.

Todo esto viene a cuento por la llamada SCPF Academy. Una especie de máster (o como han puesto: método de formación de talento) por el cual tienes que pagar 20.000 euritos por diez meses. Y aquí viene la novedad: es un curso en el que no tienes clases, ni profesores ni gaitas: simplemente trabajas. En una de las agencias más prestigiosas del país, eso sí.

Desglosemos un poco su método (os dejo aquí el enlace para que lo sigáis au pair) y algunos de los puntos que más me han chocado:

  • Permite a los alumnos interactuar con los profesionales y que les supervisen: vaya, como en todas las prácticas. Imagino que eso implicará que se dignarán a hablarles y eso.
  • Práctico, sin materias ni asignaturas: es decir, a currar todo el tiempo. Me suene otra vez a cualquier práctica en agencia. Me parece muy bien la parte práctica, pero por el momento me suena a otra cosa.
  • Se aprende en contacto con la realidad: volvemos a que es como unas prácticas. Evidentemente esto no es una escuela, salvo en que pagas tú y no te pagan a ti.
  • Los procesos no son obligatorios: ¿pero esto no era real? ¿En qué quedamos?
  • Favorecemos la mezcla: muy bien. ¿Y? En cualquier entorno te puedes encontrar con diferentes disciplinas, nacionalidades, lenguas… ¿Es que acaso van a forzar la búsqueda de diversas tipologías de alumnos o profesionales para que les cuadre? No alcanzo a comprender esto muy bien. Vivimos en una aldea global y se supone que hemos superado esto hace tiempo. Sólo hace falta que pongan que trabajan hombres y mujeres juntos.
  • El programa incluye lo inesperado: no creo que eso suene tan bien como creen.

Resumiendo. La academia consiste en hacer trabajo de agencia en una agencia y como si estuvieses en una agencia. Es decir, lo mismo que haría una persona que esté allí contratada o en prácticas, salvo por una salvedad: en vez de pagarte ellos a ti, tú les pagas a ellos. ¿Pueden hacerlo? Sí, de hecho lo están haciendo. ¿Es lícito? Desde luego. ¿Es moralmente reprobable? Y tanto.

Entiendo la existencia de escuelas que te cobren para prepararte para trabajar. Al fin y al cabo, todas lo hacen y tiene cierta lógica. Lo que no puedo comprender es como una agencia puede cobrarte (y no poco) por una formación que adquirías trabajando con ellos en más o menos la misma medida (puedo admitir que en menor medida, pero no me parece un atenuante). Y además parto de la base de que esta idea parte de una agencia que admiro que dirige una persona que admiro mucho más, con lo cual hasta me duele.

Me siento un poco traicionado por una generación que se está aprovechando de la desesperación de otra generación. Saben que matamos por entrar en sus agencias aunque sea gratis, así que en vez de hacernos matar nos van a hacer pagar. Nos es complicado mantenernos a base de aire y nuestras familias, con lo que seguimos engordando el currículum con lo que sea. Nadie nos podrá decir que no lo intentamos. Estamos hartos de pagar cursos, másters, workshops, especialidades y todo lo que implique un valor añadido. Pero no a cualquier precio. Quiero resaltar el último párrafo de su método que he sacado de la propia página web:

En una semana los alumnos de SCPF Academy pueden haber recogido un briefing, haber realizado una campaña, haber revisado su proyecto con su tutor, haber hablado por teléfono con un cliente, haber asistido a una charla sobre previsión de tendencias sociales, haber producido un video, haber desarrollado técnicas de liderazgo, haber creado un naming, haber asistido a un workshop sobre imagen de marca…

Vuelvo a lo mismo. Me suena a lo que haría si estuviera allí trabajando. Es más, es exactamente lo que he hecho cuando he estado de becario en varios sitios. Te involucrarán en mayor o menor medida, harás pocas cosas o serás el chico para todo, asistirás a charlas, harás trabajo que te gusta mucho y trabajo que te gusta poco. Trabajarás. El problema es cuando vestimos el trabajo en forma de másters de especialización o prácticas. Dudo que estas iniciativas existiesen en un tiempo de bonanza económica y de empleo, por lo que no me deja de sorprender hasta que niveles quieren que nos arrastremos. Se supone que las prácticas tienen dos grandes partes: la primera es habituarte a un trabajo real y, como tal, realizar; la segunda, seguir formándote. El problema es cuando haces las mismas cosas pero no son unas prácticas: se han convertido en un trabajo en el que el sueldo se lo pagas tú a los demás.

Bienvenidos a la era de las nuevas prácticas pagadas.

Espero vuestras opiniones y perdón por la parrafada, pero necesitaba desahogarme..

 

Edit:  hoy por fin Segarra ha hablado. Podéis ver su respuesta aquí. Aunque aclara (o rectifica) muchas cosas hay una frase que me da mucho miedo cuando dice que los 20.000 euros son “el filtro de la ambición del candidato”. Que cada uno saque sus conclusiones, aunque ahora pinta de manera diferente.



Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 11.700 seguidores

%d personas les gusta esto: