En Tailandia (al igual que en el resto del mundo) está complicado lo de recaudar fondos para los enfermos. En concreto, el hospital Chulabhron requería fondos para que los pacientes de su centro pudieran afrontar el coste del tratamiento contra el cáncer. Para intentar solventar este escollo, en Leo Burnett intentaron crear un símbolo de esperanza a través de uno de los síntomas visibles de la enfermedad: la perdida del cabello.

El pelo de los enfermos fue tejido y convertido en diversas obras de arte que se exhibieron. Gracias a esto 150 personas pudieron finalizar su tratamiento. Una idea esperanzadora en la cual la solución sale del mismo problema. Creatividad al poder.

Lo he visto en Informa BTL.

About these ads