El hambre agudiza el ingenio, dicen. O, en este caso, el bajo presupuesto. La escuela de yoga china Guangyin quería atraer a nuevos miembros, pero el problema era el de siempre: un presupuesto irrisorio. Pues para conseguirlo, la agencia Shanghai Hot Idea apostó por una pequeña acción de guerrilla o más bien una manera curiosa de repartir flyers.

Efectivo, curioso, llamativo… poco más se puede pedir por 74 dólares. Y es que a veces, la flexibilidad nos puede dar grandes ideas.

Lo he visto en I Believe In Advertising.

About these ads