Para mostrar su apoyo al equipo olímpico holandés, desde Volkswagen se están intentando compilar los ánimos (en forma de gritos) de la afición naranja. Pero como grabarlos simplemente sería algo sosete, han ideado un vehículo cuyo combustible son los decibelios de los aficionados.

No sé si llegarán muy lejos, pero no está mal la idea. Eso sí, que se cuiden muy bien de las afonías.

Lo he visto en Wonderful Brands.

 

About these ads