Las marcas no pierden oportunidad para sacar tajada de los Juegos Olímpicos. En Alemania, Gillette ha querido promocionar su nueva Gillete ProGlide Gold con una acción en grandes superficies digna de las gestas de los mejores atletas. Para ello han colocado sus productos en una góndola con un podium incorporado.

Pero claro, el simple decorado no era suficiente para hacer sentir la emoción de los ganadores a todos los compradores de la marca. Eso requiere de un poco más de agitación.

Un espectáculo para crear engagement con todos los consumidores de la marca. Y de paso, sacarle un poco de partido a las olimpiadas. He visto esta acción en Informa BTL.

About these ads