Todo merece una segunda oportunidad, incluso los electrodomésticos. Partiendo de esa base, en Leo Burnett han puesto en marcha un bonito proyecto para el programa de reciclaje de ComEd (una compañía de energía de Illinois), dándole a 10 neveras una segunda vida.

MetamorFridges es el nombre de esta acción en la que, gracias a varios artistas, ha convertido varios refrigeradores antiguos en otros objetos con utilidad como puede ser una cabina fotográfica o una casa para perros.

Este híbrido entre reciclaje y arte urbano lo he encontrado en Adweek.

About these ads