Después de la Eurocopa conquistada ayer por España, hoy seguimos un poco futboleros. Este es el motivo de que me haya decidido a mostraros este curioso caso de responsabilidad social corporativa dentro de un club de fútbol.

En este caso el Esporte Clube Vitória, un equipo brasileño, ha llevado a cabo una curiosa iniciativa para incentivar las donaciones de sangre entre sus aficionados. Ha sustituido su habitual camiseta negra y roja por otra blanca y negra. Y son los aficionados los encargados de devolverle a la camiseta su rojo original.

Bajo el lema “mi sangre es roji-negra“, la vuelta del rojo original a la camiseta sólo se puede dar de una manera: si los aficionados donan sangre. A medida que aumenten las donaciones, la camiseta irá recuperando sus franjas de siempre. Esta campaña de Leo Burnett Tailor Made tiene una original forma de involucrar a los aficionados en una causa social. La web de la podéis encontrar aquí.

Fuente: Brainstorm9.

About these ads