No sé si alguna vez os habéis ido a ver un piso para alquilar o comprar, pero la mayoría de las veces es un poco frío. Desalentador. Es normal, son espacios vacíos, decorados por otros, donde no somos capaces de vernos reflejados en un futuro salvo con un gran ejercicio de proyección mental por nuestra parte. De este problema se dieron cuenta en la inmobiliaria brasileña Carvalho Hosken y su agencia Artplan, por lo que intentaron darle un toque personal a las casas. Y lo consiguieron así:

Gracias a los perfiles de Facebook de la gente que iba a visitar estos inmuebles, consiguieron personalizar las casas darles apariencia de un verdadero hogar. Emocionar con la tecnología para ayudar a visualizar el futuro. Tu futuro.

Uno de esos ejemplos que dejan claro que la comunicación sin emoción pierde muchísimo potencial. Lo he visto en Update or die.

About these ads