En Perú, siete de cada diez niños no pueden entender lo que leen. Una cifra alarmante, sin duda, y contra la que hay que luchar. El BBVA dentro de su programa de responsabilidad social corporativa quería recaudar fondos para luchar contra esta lacra aunque, como os imagináis, con el menor coste posible. Para ello, la agencia Volver D6 cayó en la cuenta de que aunque no puedes poner un spot en todas las televisiones del país por lo caro que es, si puedes hacerlo en tu propio circuito de visualización: los cajeros de los bancos.

Aparentando haber metido a una persona dentro de cada cajero, el banco pudo dar un mensaje claro, directo y en un formato ingenioso. Y, de paso, aumentar las donaciones para poder cumplir el objetivo propuesto.

Muchas veces tienes que sopesar cual es tu inversión en medios contando que la creatividad y tu propia red puedan solventar la falta de presupuesto. Cada vez más, los publicitarios somos inventores de formatos.

He visto esta acción en Adverblog.

About these ads