Y lo demuestra de una manera tan sencilla como decir una simple pregunta con una sola palabra: ¿McDonald´s?

En cualquier lugar y hables el idioma que hables, hay pocas palabras que pueden ser reconocidas por todo el mundo. McDonald´s es una de ellas. Una demostración de poderío y, sobre todo, la constatación de que las grandes marcas trascienden más allá de las fronteras lingüísticas, culturales o territoriales. Son universales.

Obviamente la globalización tiene gran culpa de esto pero no nos olvidemos del trabajo que esto tiene detrás (que es mucho).

About these ads