Ogilvy Brasil ha creado unas espectaculares instalaciones en plena playa de Rio de Janeiro. Su cliente Sprite quería refrescar el verano a los habitantes de la ciudad, pero no de la manera clásica. Para ello montaron unas duchas gigantes en forma de máquina de bebidas. Curioso, ¿no?

Eso sí, tengo curiosidad por que han comentado los ecologistas acerca del despilfarro exagerado de agua. Pero eso es harina de otro costal.

Visto en Comunicadores.

About these ads