Como dice el último spot de Burger King, hay cosas que no se pueden explicar de otra manera que no sea probándolas. Las experiencias de marca raramente pueden ser sustituidas por un esfuerzo comunicativo igual de efectivo, más aún cuando conllevan la prueba directa del producto. Y si tu producto es uno de esos que todo el mundo querría tener, la experiencia en sí puede ser el propio producto. Aunque nunca viene mal adornarla un poquito.

En este caso con tres personas y un coche absolutamente aspiracional. ¿Qué harías si te encuentras un Mercedes SL en tu garaje?

No hay mejor manera de crear deseo que poner en manos de la gente el objeto que codician. Dejar claro lo que se puede tener. Hacer realidad esas sensaciones que los mejores copys del mundo y las imágenes más espectaculares no pueden reproducir. El propio producto siempre es la principal fuente de comunicación. Si tienes uno maravilloso, aprovéchalo. No todo el mundo puede contar con eso.

Una acción ideada por Wysiwyg. Vista en el blog de Copyloto.

About these ads