Me ha encantado lo que han montado los chicos de Robert / Boisen & Like-minded para los chocolateros Anthon Berg en Dinamarca. Han creado una preciosa tienda con productos magníficos, pero con algo fuera de lo normal a la hora de cobrar. El precio que ha de pagarse, es en buenas intenciones.

La gente que lo quisiera, podía llevarse los chocolates a cambio de una promesa de buenas intenciones. Pero no se quedaba ahí, sino que esa promesa quedaba reflejada para siempre en el muro de Facebook de la otra persona. Así es más fácil de que se cumpliese de verdad y de paso de aumentar un poco el buzz sobre la marca.

Una forma brillante de integrar publicidad offline y publicidad online dando una gran imagen de marca y haciendo feliz a la gente. Esto es publicidad.

About these ads