La interactividad es una condición sine qua non para muchas de las marcas de la actualidad. Esto se debe a que es mucho más sencillo establecer una relación a través de hacer al cliente partícipe de tu marca y no sólo de enviarle mensajes unidireccionales. Participar y no simplemente ser espectadores, esa es la filosofía.

BMW es de los que se han apuntado al carro de la interactividad. En Sudáfrica y con la ayuda de iLogic han creado un advergaming interactivo para jugar con tablets Android. Un simple juego de coches, pero que es capaz de crear engagement con los usuarios y hacerles pasar un rato divertido gracias a la marca. Y además, de forma totalmente pública gracias a que sus acciones son proyectadas.

Dar valor por encima de hacer publicidad. Esa es la clave.

 

About these ads